lunes, abril 24, 2017

Oui-Non

Cuando hablo sobre un perfume casi siempre lo relaciono con la memoria, los recuerdos o los sentimientos que guarda entre sus notas. De todos nuestros sentidos, creo que el olfato es el que menos alterado se ve con el paso del tiempo.
 Después de tantos años me sigo acordando del primer perfume que me regalaron o del primer perfume que compré con mi primer sueldo y de todas las emociones captadas en aquellos momentos. Estas cosas son especiales para nosotros, los que apreciamos y entendemos la esencia de un perfume como algo más que un simple aroma.

Oui-Non de Kookaï fue el primer perfume que le compré a mi madre.
Tenía casi 14 años y había ahorrado mi paga semanal durante más de seis meses solamente para comprarle algo especial por su cumpleaños, por nuestro cumpleaños de hecho -la vida es así de imprevista, y regalarme a mi madre justo en su cumpleaños fue el x de su ecuación.
Volviendo a mi historia, decidí que el mejor regalo para ella sería un perfume, un aroma mágico.
 Era un día soleado de primavera cuando cogí a mi hermana pequeña (del cuidado de la cual yo era la principal encargada) de la mano y salimos en busqueda del Santo Grial.
Decidimos entrar en una de las boutiques más lujosas de nuestra pequeña ciudad. Nada más pasar por las inmensas puertas nos recibió la mirada penetrante y de superioridad de la dependienta, el tipo de mirada de -no pertenecen aquí, mocosas. Y aunque siempre he sido bastante tímida y normalmente en casos como este hubiese salido pitando por la puerta, en aquel momento tan especial para mi no le hice el menor caso a la dependienta y agarrando a  hermana de la mano pisamos el territorio del "enemigo" como si fuese el nuestro. Era un momento demasiado importante para mi como para permitir a alguien estropearlo.
   En cuanto vio que llevábamos dinero encima y que nuestra intención de comprar algo era real, nos atendió con la mejor amabilidad del mundo (si, volví a mirarla, era la misma persona).
Cuando empezó a preguntarnos por los gustos de nuestra madre fue como sí nos preguntaría el mundo desaparecido de Atlantis, porque no teníamos la menor idea de lo que estaba hablando. Mi madre nunca había tenido un perfume de marca, solía usar las típicas colonias baratas que venden en la droguería, especialmente las de lirios del valle y manzana verde.
Extendió sobre el mostrador varios perfumes de diferentes marcas para que los probasemos. La desilusión venía con los precios del fondo de cada botellita, que eran demasiado altos para mis pobres ahorros y tengo que reconocer que en más de una ocasión tuve la sensación que nos íbamos a casa con las manos vacias. Probamos Roma y Venecia de Laura Biagiotti, Classic de Jean Paul Gaultier, y otros cuantos de Dior, Gucci y Dolce y Gabanna. No nos convencía ninguno.
De repente se paró donde estaba el Oui-Non. - Este es nuevo, nos dice. Recien llegado desde Paris. - ¡Wow, Paris!, pensé. Paris, mi tierra de ensueño, era capaz de comprar cualquier cosa si se me decía que venía de Paris. Me aplicó un spray sobre la muñeca y después de esperar unos segundos, la acerque a mi nariz y en cuanto aquel paraíso afrutado/empolvorado y avainillado invadió mis sentidos, lo supe. Esto es lo que estaba buscando! Terminé por comprar una pequeña botella de 30 ml... pequeña y costosa... pero mereció cada centavo de su alto precio.
Día tras día y hasta que mi madre terminó el perfume, mi hermana e yo nos colábamos donde ella solía guardar sus perfumes y cosméticos para coger el Oui-Non, quitarle el tapón y oler su maravilloso aroma. Nada más. No nos atrevíamos a echarnos ni una sola gota por miedo a no gastar ese precioso líquido, pero ese olisque robado nos sacaba siempre una sonrisa de alegria.

23 años después lo encontré casualmente a través del Internet y lo compré sin siquiera pensarlo. Lo recibí días más tarde, justo a tiempo para mi cumpleaños, lo abrí con ansias y me lo apliqué en la muñeca. Cerré los ojos despacio, y ahí estaba de nuevo... el mismo día soleado de abril, con mi precioso regalo en una mano y con la otra pegada a la nariz oliendo el verdadero significado de la felicidad. ¡Qué poco se necesita para ser feliz! Preciosos recuerdos aromáticos.

Notas: bergamota, notas verdes, piña, ciruela, melocotón, violeta; rosa Damascena, heliotropo, jazmín, raíz de iris, lirios del valle; ámbar, musgo, cedro y vainilla.






lunes, abril 03, 2017

Jazmin Saraï

  Música y perfumes, perfumes y música... dos maravillas que nos tocan los sentidos de una manera irreversible. ¿Qué mejor inspiración que la música para crear acordes para nuestra piel hambrienta de sonidos y colores? Es como escribir con tinta invisible cada emoción y recuerdo y aun sin verlos saber que están ahí, imprimidos para siempre en el océano de nuestras vivencias.  
La cassette favorita del momento? Jazmin Saraï con los hits: Solar'1, How You Love, Otis&Me, Neon Grafitti, Led IV. Si, he dicho cassette... una banda sonora en acordes de perfume creada por la talentada Dana.

Jazmin Saraï es una marca de perfumes inspirada en canciones y representa la unión entre la reina de las flores blancas - el jazmín y el rey de los géneros musicales - el Jazz sonando entre las paredes de Saraï, un palacio oriental. Es una combinación de musica, aroma y cultura. Un homenaje en forma de perfume para los artistas que los han inspirado. Mis favoritos, How you Love y Neon Grafitti, ponen banda sonora a mis pensamientos desde hace más de dos semanas.

How you love (Como Quieres) es un aroma inspirado en los versos “Girl, you are rich, even with nothing. And you know that tenderness comes, from the pain. It's amazing How You Love” (Mujer eres rica, aun sin tener nada. Y saber que la ternura, viene del dolor. Es increíble Como Quieres.) de la canción "It’s Only Love That Gets You Through" (2000) cantada y escrita por Sade. 

... llevo el perfume, y mi habitación está inundada por el triste sonido de esta magnifica canción... y es la primera vez que me cuesta expresar en palabras lo que está fragancia me transmite... ¡ojalá fuese un acorde o un sonido para poder atravesar esta marea de emociones!
La manera en la cual las notas tocan suave tu piel hasta lo más adentro de sus células con una tristeza inevitable, pero agradable al mismo tiempo, es como un suceso que te ha marcado para siempre y te ha hecho más fuerte.
Cardamomo absoluto, grapefruit, jazmín absoluto de India, aceite de rosa de Marruecos, cera de abejas absoluto, sándalo y mezcla de musgos dan la nota
a How you Love.

Neon Grafitti es totalmente opuesta a How you Love. Es dinámica, alegre, fresca y llena de vida... como una ducha fría en un día caluroso de verano o como un primer te quiero bajo la lluvia.
Inspirada por "Sunshowers" (2004) de M.I.A., Neon Grafitti es una mezcla de cítricos (bergamota y grapefruit) con el verde de la menta y el cardamomo. 
El corazón es un campo de flores (jazmín, momosa, acorde de girasol) endulzado por un suculento mango y la base de cedro, incienso y ambrox pone la nota alta al perfume.

Led IV es inspirada en la canción de Led Zeppelin, particularmente en los versos: “It seems that the wrath of the Gods got a punch on the nose and it started to flow; I think I might be sinking…Throw me a line if I reach it in time, I’ll meet you up there where the path runs straight and high”. ("Parece como si la cólera de los dioses 
le asestaran un puñetazo en las narices 
y se hubiese desatado. 
Creo que estamos cayendo. 
Échame una cuerda. Si la cojo a tiempo, 
te encontraré allá arriba donde la senda 
se torna recta y elevada.")
Notas: grapefruit, bergamota, davana, laudano, madera Santa, patchouli y musgo.

Otis & Me está inspirada en "Cigarettes and Coffee" (1966) cantada por Otis Redding.
Versos: pimienta negra, cardamomo, rosa de Turquía, resinas de incienso, granos de café.

"From which you came was love,
And that’s how it all should be.
You and my soul are one,
Through all the time and history".
Solar'1 sobrevuela la línea del funk, neo soul, R&B, gospel y soul con sus acordes de jengibre, osmanthus, cacao, labdanum, especias y musgo inspirados de D'Angelo 'Africa' (2000).

Si estáis interesados aquí os dejo el link para acceder a la página web de Jazmin Seraï.