viernes, febrero 24, 2017

El perfume - la esencia de nuestros recuerdos



   Siempre me he preguntado porque el perfume tiene tanta influencia sobre nuestra memoria.
 ¿Cómo hace que absolutamente todo lo que percibimos a través del olfato nunca nos deja indiferentes? Siempre nos afecta de una manera u otra.
Source: diy, internet.

  Ya se que cada persona es un mundo, una personalidad, un ser único, al igual que los perfumes son únicos sobre la piel y sobre la memoria de cada uno, pero ¿cambian los perfumes a lo largo del tiempo o cambian nuestras percepciones acerca de esos perfumes? Un perfume evoluciona a la vez que nosotros lo hacemos, y nos ayuda construir nuestras memorias a base de recuerdos - buenos o malos, de sitios o de personas - queridas o no tanto. Pasamos del juego dulce/afrutado de la inocencia en adolescencia, al oriental de la seducción en la decada de los 20, intentando encontrar nuestra propia identidad olfativa. He leído que esa identidad se ve alterada a partir de los 30 cuando la decadencia olfativa nos obliga a volver a los olores con los cuales somos ya familiarizados.
¿Pero solemos recurrir al pasado para escondernos del presente a través del aroma y caer en la nostalgia? Puede ser. Puede que esta sea una forma de repetir ciertos momentos de nuestra vida, si los recuerdos son buenos, o de recuperar a través del olfato aquel tiempo que a lo mejor consideramos que hemos perdido. Un perfume puede hacer de ti viajero del tiempo en un segundo y transportarte a tu vida anterior, revolviendo a tu ser sentimientos que despiertan unas fuertes emociones.  
Source: internet.

Al pasar de una etapa vital a otra, nuestro sentido del olfato también evoluciona con nosotros, de tal manera que llegados a un punto en nuestras vidas empezamos a llevar fragancias que una vez hemos clasificado como ¨para persona mayor¨. Un término desafortunado en mi opinión, porque aquellos perfumes han sido parte de la juventud de nuestros padres o abuelos y son la imagen olfativa de sus recuerdos y de sus historias, al igual que seguramente pasará con los perfumes actuales, parte de nuestro presente, que llegarán a ser considerados ¨para persona mayor¨ por las futuras generaciones.
 Un perfume no esconde solamente el secreto de su creación en lo más adentro de sus notas y acordes, sino también memorias, personas, ciudades, océanos y miles de mundos diferentes. Es increíble como un aroma puede despertar nuestro subconsciente y hacernos recuperar recuerdos que dábamos por perdidos o que a lo mejor ni siquiera sabíamos que existían, y revivirlos con la misma intensidad. Olores a flor de piel o perfumes que huelen a recuerdos.
Cada perfume es único para aquel que lo lleva. Es un continuo viajero en el tiempo y espacio... es universal. El perfume no tiene prejudicios ni conoce fronteras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario