lunes, marzo 26, 2018

Perfumes con historia


La historia de The Crown Perfumery Co. es de lejos una de las más interesantes y captivantes que he descubierto a lo largo del tiempo, una historia que si no contada pronto caerá en el olvido.
Me enteré de su existencia casualmente hace más o menos tres años cuando en la lista de YouTube me saltó un video (click aquí para acceder al video) sobre un perfume perteneciente a una marca totalmente desconocida para mi por aquel entonces. Se trataba de Tanglewood Bouquet de Crown Perfumery y gracias a la recomendación y a la magnífica descripción de la autora del video decidí buscar, y comprar a ciegas los últimos dos perfumes de Crown Perfumery, Crown Esterhazy y Crown Imperial, que quedaban en una página web (me arriesgué debido a sus bajos precios). Ambos resultaron ser perfumes muy específicos del estilo clásico inglés. El primero, Esterhazy - un perfume creado en 1874 especialmente para la princesa Estherazy y uno de los perfumes más apreciados en aquella epoca por la realeza inglesa, es un cítrico natural, luminoso, efervescente y ligeramente dulce, pero bastante seco y uno de los mejores que he probado en su género. Su olor me recordó a una combinación muy a la inglesa entre Eau d`Hadrien y Nimfeo Mio de Annick Goutal. Crown Imperial, en cambio, gracias a su a la mezcla de cítricos con hierbas aromáticas tenía un aroma señorial y elegante reminiscente del olor de un propio galán inglés. Los dos terminaron en posesión de unas personas que sé que los apreciaron en su justo valor. En ese momento cesó temporalmente mi aventura con Crown Perfumery... Hasta hace muy poco, cuando una amiga bloguera e YouTuber - Dana de Nas de Nas (solo en rumano) me acordó de su existencia y reavivó mi deseo de compartir el maravilloso pasado de esta casa. Empecé a buscar entre mis notas y, despues de encontrar todo lo que tenía apuntado referente a The Crown Perfmery, decidí escribir este artículo dedicado a una las casas más antiguas de perfumes de Europa.

En 1840, un americano llamado William Sparks Thomson abre las puertas de su negocio de corsés en el número 40 The Stand, en Londres. Una de sus clientas es La Reina Victoria y gracias a su apreciacion por el trabajo de Mr. Thomson, le asigna a este, como logo de su negocio, la corona de la Casa Real, considerado uno de los mayores honores.
Su incursión en el mundo de los perfumes es bastante curiosa y es debida a sus corsés, cuyos estrechamientos hacían que muchas de sus clientas sufran desmayos. Gracias a sus estudios de química, William tuvo la idea de crear unos sales con olor de lavanda para vigorizar a las señoras que se dasmayaban. Ese fue el inicio de The Crown Perfumery Co., en 1872.
La casa pronto ganó prestigio gracias a la alta calidad de sus perfumes y a finales del siglo XIX y con un repertorio de 49 fragancias, Crown Perfumery estaba mundialmente conocida. 



Pero, a pesar de su alta reputación, después de la muerte de William y del comienzo de la primera Guerra Mundial, Crown es vendida por 300000£ a los Lever Brothers (hoy en día, Unilever), que deciden implicarse más en la producción de productos destinados para el cuidado del pelo que en los perfumes en si, y eventualmente la compañía cierra en 1939. A comienzos de los 90 Crown es comprado y reavivado y en 1993 abre su primera tienda fisica, relanzado la mayoría de sus antiguas fragancias al mercado. Tristemente, gracias a su alto potencial de negocio, en 1999 es comprado de nuevo por el millonario inglés Clive Christian que decide cerrar todos los boutiques y discontinuar las fragancias de Crown Perfumery y usar la historia de la casa y sus botellas para crear sus propios perfumes.

Es triste, no? Ver como un millonario tiene el poder de destruir una casa con más de 100 años de historia y unos perfumes con mucho pasado y calidad para crear de (y sobre) sus escombros una máquina de dinero fácil. También encuentro curioso que un perfume de Crown se compraba hasta hace tres años por, como mucho, 15 euro y un Clive Christian, con una botella colorada en vez de transparente y un tapón metálico en vez de plástico, se vende por 20, 30 e incluso 50 veces más, usando a lo mejor (para no decir al 100%) las mismas fórmulas.
Esta es la triste historia de una casa que podría haber hecho historia de no haber caído en las manos equivocadas. Aún así y 
con suerte, pueden encontar alguna fragancia de Crown Perfumery online o en alguna tienda antigua a un muy buen precio, como me pasó a mi con este Tanglewood Bouquet. Y merecen la pena porque son perfumes de calidad con historia, no los dejemos caer en el olvido.

2 comentarios:

  1. Siempre es un deleite leer tus artículos, gracias por compartir con nosotros tanta magia e historia que encierran las fragancias.

    ResponderEliminar