lunes, abril 23, 2018

Kyara, Di Ser


Di Ser es una marca de perfumes japonesa perteneciente al grupo Essentia Co., Ltd., una compañía dedicada a la producción de hierbas medicinales y medicinas naturales, cosmética natural y orgánica, comida orgánica y perfumes. Su sede se encuentra en Sapporo, Hokkaido una de las superficies naturales más grandes de Japón, y donde Essentia tiene sus propios cultivos de plantas y hierbas medicinales.
La marca Di Ser se me dio a conocer el año pasado, en Pitti, Florencia y me quedé fascinada con su historia y también con una de sus fragancias, llamada Kyara. Tristemente, debido al hecho que en el momento en el cual les visité nadie del equipo hablaba inglés, no nos pudimos entender muy bien y me fui solo con la nota informativa de la empresa, sin olvidarme sin embargo del perfume, de su esencia y de su nombre. Una vez en casa, empecé la investigación por mi cuenta y encontré solo dos artículos relacionados con el Kyara, pero a pesar de la buena explicación del término, el misterio que rodea el proceso químico de su formación desafía al entendimiento.
Por suerte, en Milán Esxence visité de nuevo a Di Ser y, esta vez, además de mantener una conversación interesante con el perfumer de la casa Yasuyuki Shinohara, éste me dio la oportunidad de oler el verdadero aceite de Kyara. El señor Yasuyuki me contó brevemente la historia de las antiguas tradiciones japonesas, así como Sadō (el camino del té), Kadō (el camino de las flores), Kodō (el camino del incienso), Kendō, Judō y Aikidō, todas terminando en dō, que significa camino, una palabra con un importante significado espiritual que puede llevar hacia la maestría. "Fundado en Kamakura entre 1185 - 1333 antes de Cristo, Kodō describe las maneras y el estilo que han mejorado el arte de la fragancia hasta el día de hoy." En Japón, Dō es un estado de la mente, una cultura espiritual non visible, en el cual uno "escucha" un aroma en vez de olerlo. De esta manera Di Ser ha intentando combinar la tradición con las técnicas modernas, el visual con el non visual.

Volviendo a la madera, Kyara es un tipo muy especial de oud con una fragancia única. Cada tipo de oud es clasificado según el país de origen y de su olor: Kyara (Vietnam, con descripción más abajo), Sasora (oeste de la India, dulce), Rakoku (Thailandia, acre), Sumotara (Sumatra, acido), Manaban (sur de la India, amargo), Manaka (Indonesia y Malasia, salado). Kyara siendo el género de oud más difícil de encontrar y, que debido a su aroma especiado enriquecido con un toque verde de hierbas y un olor tenue medicinal de cera de abejas endulzado por miel y ligeramente ahumado, constituye uno de los perfiles olfativos más complejos que se conocen. A causa de su escasez es la materia aromática más cara del mundo, un solo gramo de madera de Kyara verde cuesta alrededor de 500 dólares americanos, mientras que una pieza de medio kilogramo para arriba puede llegar a costar millones, dependiendo del grado de antiguedad y formación de la resina.
Durante mucho tiempo se ha pensado que Kyara proviene de Vietnam y se forma en Aquilaria Sinensis, pero estudios recientes indican que este oud es originario de China, de hecho en inglés Aquilaria Sinensis se traduce en Aquilaria China. Tampoco se sabe con exactitud como se forma el Kyara o si se forma necesariamente y únicamente en este tipo de árbol. Hay diferentes especulaciones sobre su formación teniendo en cuenta especialmente la dinámica del perfil químico de su aroma y que ésta incluye muchos más compuestos que cualquier otro tipo de agarwood.




 Por ejemplo en Japón se creé que el árbol ha sufrido en reiteradas ocasiones varias infecciones en diferentes etapas de su vida, mientras que en China piensan que las abejas construyen colmenas en los troncos de los árboles de agarwood y que su miel y la cera contribuyen al proceso de su creación, otros opinan que es el proceso de envejecimiento del árbol en un medio húmedo o que se trata de un hongo que infecta el árbol y en su intento de defenderse éste crea una substancia causando la formación de esta única materia. Despues de haberlo olido pienso que seguramente es una combinación entre todas las causas de arriba, dada la alta complejidad de su olor. Debido al desconocimiento relacionado con su formación, hoy en día no existe kyara cultivado artificialmente, como pasa con los otros tipos de oud.


Otra tarea difícil es extraer el aceite de la madera Kyara, porque si no se elige el método adecuado, los solventes específicos y un especial control de la presión y de la temperatura, se pueden producir roturas en la cadena molecular y se pueden perder muchos constituyentes del olor de este precioso oud. 



Al equipo de Di Ser le ha llevado más de 15 años para perfeccionar su técnica de extracción del verdadero olor del Kyara. El perfume que el señor Yasuyuki a creado a partir de esta forma muy rara de oud - Kyara, y que comparte el mismo nombre con la madera, contiene además de este precioso ingrediente, rosa, tuberosa, cedro, patchouli y sándalo y es descrito como un gourmand andrógino. La combinación rosa/oud se ha usado y reutilizado en tantas fragancias hasta el momento, que su uso presente entra en el terreno del aburrimiento absoluto y de la falta de imaginación, en mi opinión. 
Para un verdadero conocedor del oud, Kyara es un tesoro de un valor inestimable olfactivamente hablando (yo lo sigo estudiando, pero he consultado a un gran amigo y experto en oud). Cada uno de los otros ingredientes ha sido especialmente elegido para realzar la belleza del oud y para potenciar ciertas caracteristicas suyas.



 La rosa lo envuelve en un dulce abrazo romántico para reducir su amargura, con sus tonalidades frescas alimonadas y empolvoradas dándole incluso luminosidad, mientras que la tuberosa potencia su carácter animálico y el sándalo le da rotundidad al añadirle un toque amaderado y cremosidad en la justa medida. El conjunto crea una armonía perfecta dejando siempre sitio a su protagonista - el Kyara, de ser en el centro de la atención. Kyara es, sin lugar a dudas, una de las fórmulas más sencillas que me han ofrecido la experiencia olfactiva más compleja que he vivido hasta el momento. 

La única pega que le encuentro sería su precio, pero al final es ahí donde se reflecta su rareza y esquisito olor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario