viernes, marzo 15, 2019

Primavera


La primavera tiene siempre una manera muy especial de cogernos por sorpresa, al igual que un invitado inesperado con ojos verdes y sonrisa como rayos cálidos de sol que se nos plantea en la puerta indeciso si se va a quedar o no.
Verde, floresciente, ozónica, animada, alegre son algunos de los atributos de la primavera, y la mayoría de nosotros sentimos la necesidad de potenciarlos a traves de fragrancias igual de verdes, florales y alegres. Como un nuevo despertar. Una nueva vida. 
Mis preferencias perfumísticas no suelen ser estacionales sino más bien relacionadas con el estado de ánimo del momento, pero es verdad que en cuanto la primavera sale de su cáscara me apetecen más que nunca los florales y los verdes.

Antonia es un clásico entre los perfumes modernos. Parecido a su predecesor Safari de Ralph Lauren, Antonia es floral verde rico e intenso bañado en aldehídos jabonosos que exude elegancia y maturidad.


Contrario a Antonia, La Douceur de Siam es un floral suave y cálido que te envuelve en una capa de serenidad. La rosa juega un papel muy importante en La Douceur, sacando en relieve su majestuosidad entre flores tropicales y hojas verdes de violeta. La base ambarada le sigue dando protagonismo fundiéndola en un abrazo dulce.


Pergola es una oda al verde. Dominada por el agudo olor hoja de hiedra (Hedera Helix) que suele accentuar las notas verdes, al igual que lo hacen las hojas de violeta, Pergola es una maravillosa combinación de diferentes elementos verdes con flores igual de punzantes y profundas, como el jacinto y el narciso.


Sa Majesté la Rose. En mi visión es la perfecta representación de una rosa "cruda", fresca, fria, jugosa y nítida. Es simple y lineal, pero es justo su candor lo que enternece.



A pesar de su evidente efecto frio, L`Attesa es una fragancia alegre y briosa. La mezcla de semillas de zanahoria con raíz de iris y ante hacen que L`Attesa sea una fragancia empolvorada, con un fondo mantecoso y una chispa de champán que le da un toque efervescente.


Nuit de Bakélite, una tuberosa como ninguna otra, muy especial y no para todos los gustos. Una maravilla olfativa creada por Isabelle Doyen para Naomi Goodsir que juega alrededor de un nardo verde y terrenal que evoca el capullo de la flor antes de abrirse lustre e indómito, antes de eliberar su narcótico aroma. Verde, grasienta, plástica y terrosa.


Fleur de Papier. Es el otro aspecto de las flores: las de pared de mural, que, a diferencia de las reales, no tienen un impacto significativo en las personas con su olor o forma asombrosa. Sin embargo, esta flor de mural no tiene lugar en las sombras, Louison le dio vida y la hizo casi palpable. Su no tan tímido olor florece en un hermoso color naranja invadiendo cada célula de la piel con su sorprendente composición. No una flor de pared... sino un hermoso clavel rojo.



Aunque su nombre indica una fragancia de cuero, Cuir Sacré es una bellisima rendición al vetiver. Seca, ligeramente ahumada, con toques aromáticos de cardamono y cuero suave, Cuir Sacré, aunque no es precisamente verde, es un buen compañero en los días más frescos de primavera.



No hay comentarios:

Publicar un comentario